¡Cuanto hemos evolucionado!…

…. Desde que la filosofía griega no aprobaba el maquillaje aun llamado pintura y que simbolizaba la lujuria y la prostitución… Desde que en el Barroco para pigmentar las mejillas y los labios, utilizaban sangre de dragón y tártaro de vino blanco y…. Desde que al final del Rococó (siglo XVIII) y justo antes del Neoclasicismo, la iglesia castigaba el maquillaje que tan solo servia para tapar problemas de la piel ¡debidos a la falta de higiene!….
Después nos llegó el romanticismo con su look enfermizo ¡se llevaban las ojeras y el morirse de amor! Pero por fortuna ¡llegó el impresionismo y la buena cara!… bases liquidas blancas, polvos de arroz y toques de colorete en las mejillas, discreta raya en los ojos, y brillantina en las cejas.

Y en la época de Luis XIV apodado el rey Sol, tanto los hombres como las mujeres se maquillaban… pero todo no es perfecto y cosas de la sociedad y el machismo, ha costado muchísimo volver a integrar el maquillaje para hombres, pues descuiden, no es cosa de “maricas” – pobres incultos los que así piensan – es cosa de sensatez y estética, también los hombres mejoran con maquillaje, todo es cuestión de aprender a sacarse partido sin que se note nada de nada.

¿Lo único que no ha cambiado? ¡Que el sol es el enemigo numero uno de la piel! … antes por estética, ahora por lógica saludable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s